martes, 5 de junio de 2007

Paquito el brasas returns: Tu el pan y yo el chorizo.



Nos mudamos de planta.

Es una noticia que se viene diciendo desde hace unos meses y me pregunto que pasará con sus cajoneras... porque una de ellas tiene ruedas pero las otras dos están atornilladas a la mesa. Si los demás tenemos que dar un par de viajes para llevar nuestras cosas a nuestra nueva mesa (si, aparte de informáticos somos expertos en mudanzas) él tendrá que dar cuatro o cinco, aunque viendo su afán por tocar las narices las dejará en esta planta y bajará a fastidiar de vez en cuando, que el hombre es un animal de costumbres y esta la tiene muy arraigada además de ser un rato animal.

Poco a poco nos vamos conociendo a pesar de no querer conocerle, pero tantos días dando la brasa dan para mucho, sobre todo para acabar con la paciencia de los que le rodean como ha venido pasando en todos los lugares que ha estado. Es curioso que los veteranos de la empresa le conocen y todos dicen lo que debe ser su apellido : ‘¿Paquito? Buf’... así que a partir de la quinta vez que nos lo dijeron le llamamos así, Buf, pero no contestaba.

El pasado jueves me corté, su tono pasó del pesado al chulo y prepotente mientras hablaba de las mujeres como si fueran un ser inferior, intentando meterse en mi vida (cosa que no consiento ni a mis padres) y diciéndome cosas que ni me interesaban ni yo le había preguntado. Malditos jueves, que todo el mundo se va a comer fuera. Algunos se han empezado a cambiar de grupo de comida, otros comen antes y otros creo que comen a escondidas porque no les veo desde hace días. Y se me fue el cuchillo...

A pesar de ello la situación me llevó a entender lo siguiente:

- Que está divorciado, salió mal parado del matrimonio y tiene un hijo. Que está divorciado lo veo por el desdén con que habla de las mujeres, a las que odia a pesar de estar muy salido, la falta de alianza y la cantidad de llamadas que hace los viernes a sus ‘amigos’ para quedar porque no tiene planes. Nunca pueden, eso si, pero él lo intenta. Que salió mal parado lo deduzco porque cuando habla de su hijo al mencionar a su ex la llama ‘su madre’, rompiendo con el vínculo sentimental que pudiera tener con ella del todo. Se tiene que notar que he leído el canon de Holmes ¿No?

- Que no se come una rosca y culpa a las mujeres de ello. Parece ser que se ha acostado con todas las que han pasado por delante, por eso babea cuando pasa la bruja avería (no me pidáis que la describa). Nos estuvo contando unas historias sacadas de una novela de James Bond, donde las mujeres mas impresionantes se derretían a sus pies, mezclado con los comentarios despectivos a las mujeres que el resto tenemos en nuestra vida, demuestra que tiene un problema de ‘quiero y no puedo’. Dime de que presumes...
- Que es un pesado. Pero eso ya lo sabía.

El climax se alcanzó cuando nos dijo si pasábamos por una panadería al venir. Curiosa pregunta porque en la estación de tren hay una y viene en tren. Como dice el refrán, piensa mal y acertarás y somos muy mal pensados, nos tememos que este quiere que le sirvamos. El hombre lo alegó a que si traíamos el pan él traía el chorizo... pero el viernes subió la apuesta a que trajéramos el pan y la cerveza. Como dijo un compañero, tráete unos solomillos que yo traigo el cuchillo.

¿Cuánto tiempo pasará antes de que mi lado Fernando Fernán Gómez florezca?
Publicar un comentario