lunes, 16 de julio de 2007

El fin de una compañera

Se vino conmigo del salón del cómic de Barcelona de 1996 y desde entonces me ha acompañado a todas partes, rara era la semana que no pasaba por la lavadora tras correr conmigo unos cuantos kilómetros. No es fácil encontrar una camiseta como esta, una Yumbo totalmente decorada con uno de los mejores dibujos de Spiderman que he visto.



Tras dos días de footing por el paseo marítimo de mi lugar de veraneo, al ir a quitármela se rajó... demasiados lavados.

Adios amiga, te echaré de menos.
Publicar un comentario