miércoles, 26 de septiembre de 2018

Reseña: El espíritu del escorpión

Panini Comics

Autores

Fernando Llor, Pablo Caballo

Número de páginas

136 pp

Tamaño

17X26

Formato

Tomo en tapa dura

Interior

Color 
 
Sinopsis

Jasmina lleva un tiempo tratando su infertilidad con Dragan Dabic, un terapeuta energético que está alcanzando un gran reconocimiento en Belgrado gracias a su discurso, a sus métodos y a su buen hacer. Los avances son lentos, pero muy importantes. Sin embargo, hay algo que Jasmina no sabe. Dragan no es quien dice ser, en realidad no es más que un disfraz que esconde a un criminal de guerra perseguido en todo el mundo.
 
 
Opinión: 
 
No sé muy bien como calificar esta obra. Sinceramente le tenía muchas ganas, conozco al guionista, sé lo que sale de su cabeza y su versatilidad y facilidad para capturar al lector con giros insospechados, sin embargo al no ser yo muy adicto a los cómics históricos temía que no me gustase.

De todo se aprende.

El cómic se lee de un tirón, te atrapa de principio a fin con un tempo narrativo que no da respiro. Los acontecimientos del pasado se precipitan mientras los del futuro te hacen sentir terror, no entiendes lo que pasa, no sabes lo que pasará.
 
El tandem creativo funciona a la perfección. Fernando hace de una historia moderna algo distinto, entrelaza pasado y presente de manera magistral hasta llevarte al climax final. El dibujo de Pablo es sucio porque cuenta una historia sucia, las caras se deforman en sonrisas terribles, los gestos se exageran, las manos se mueven por lugares insospechados, matan, torturan, dan placer y no puedes perder de vista las secuencias ni un solo momento por no perderte nada. En ocasiones es confuso porque la mente del protagonista está confundida, otras es atractivo, firme, duro como un puñetazo en el estómago. Las composiciones de página saltan del clásico a algunas muy originales y dignas de mención (ese cristal roto, como un corazón que ha sufrido) y esos homenajes a pintores clásicos.

Si algo tengo claro es que tengo que volver a leerlo y pronto, es uno de esos cómics que cada vez que lo lees sacas un detalle que antes no habías visto.

En conclusión, creo que se trata de una obra que no debe faltar en ninguna comiteca.
Publicar un comentario