miércoles, 21 de marzo de 2007

Mañana.

Escribo en un momento de mucho nerviosismo. Todos los problemas que me vienen siguiendo culminan mañana, en el día de mi santo y deseo de todo corazón que vaya todo bien y se solucionen de una vez.

Ojalá todo pase.

Ojalá pueda mirar atrás y decir ¡Que gran día!

Ojalá pueda volver a verte sonreír y no sea una sonrisa de nostalgia o dolor.

Ojalá las lágrimas sean de felicidad.

Ojalá...
Publicar un comentario