jueves, 24 de mayo de 2007

LOVELESS: Vuelta a casa.


Brian Azzarello / Marcelo Frusin.

Planeta DeAgostini 128 páginas, color. 9.95€

Estos dos autores que ya coincidieron en Hellblazer (para disfrute de los que lo leímos), nos presentan una serie regular basada en una América del Sur aún convaleciente de la guerra de Secesión y su derrota, un cómic de pistoleros al mas puro estilo Sergio Leone.



Aunque el primer número a mi parecer es un poco flojo en su primera lectura, al repasarlo te das cuenta que el planteamiento es totalmente diferente e incluso sorprende. Acostumbrados como estamos a ver como víctimas a los afro americanos, no es normal ver a uno de ellos sonriendo mientras comete las peores vejaciones, cobrándose las deudas por los daños sufridos por su raza durante años y todo con su mejor sonrisa.


Pero no nos confundamos, Azzarello no se limita a contar la típica historia de pistoleros en la que hay un bueno, un malo y poco mas. El guionista plantea como debía ser la situación de los soldados derrotados al volver a casa y encontrarse sus tierras ocupadas por los vencedores, sus mujeres violadas y sus hijos golpeados. El protagonista, Wes Cutter, es uno de esos soldados que regresan, encontrándose a su paso a soldados del sur que mantienen una absurda resistencia, de gatillo fácil y dispuestos a cobrarse víctimas entre aquellos que se nieguen a unirse a ellos para reiniciar una guerra ya perdida. Este soldado fue a la guerra porque tenía que hacerlo y ahora, aceptada su derrota, quiere continuar con su vida, recuperar sus tierras y olvidar todo. Pero en un ambiente tan crispado es complicado que todo esto sea posible y es donde empiezan los problemas.


La personalidad del protagonista es la típica de las películas de Leone, un tipo duro, frío como el hielo, con puntería inmejorable, rápido desenfundando y con un sentido del humor al mas puro estilo Clint Eastwood, rodeándole de pasiones, venganzas y duelos por hacer valer su manera de ver las cosas.

Loveless es un cómic de vaqueros que no busca mostrar héroes, vencedores o vencidos, los autores buscan ofrecernos el lado más sucio de una etapa de la historia Americana, donde los ganadores no se limitan a irse a casa al haber impuesto su criterio y se permiten el lujo de tomarse su botín tras la victoria.


Lo que quizás no esperaban es encontrarse con alguien duro de verdad, de lengua viperina y puño certero, capaz de patearte el culo al más mínimo desliz sin pestañear. Cutter despierta tu simpatía, es un antihéroe que solo quiere acostarse con su mujer (y lo demuestra varias veces, todo sea dicho) y que le dejen en paz, alguien que ya ha matado demasiado y que al no hacerlo, quizás cometa un error... habrá que verlo.


Muy divertido, sin lugar a dudas y recomendado para los amantes de los pistoleros y el humor negro.
Publicar un comentario