miércoles, 18 de julio de 2007

Cabo Cope: ¿Espacio protegido...?

Este año he vuelto a un lugar en el que suelo veranear de vez en cuando. Se trata de Águilas, un pueblo costero de pescadores que no está sufriendo aún la masificación que hay en otros lugares, aunque eso me temo, se va a terminar.

Tras cuatro años ausente de este lugar (al que adoro) me he encontrado con que se está construyendo con tal velocidad y desconcierto que pronto este será un lugar mas donde poder caminar por la playa, tomarse un helado o cenar en una terraza será prácticamente imposible. Hablamos de un pueblo de calles estrechas donda ya mismo es imposible meterse con el coche, aparcar y en fines de semana casi andar. ¿Qué será de él cuando se vendan todos esos apartamentos que se están haciendo? Porque impresiona ver todas las montañas de los alrededores con gruas, la construcción de un centro comercial enorme muy cerca de la playa del Hornillo y de un tunel que es la pesadilla de los vecinos que viven junto a él, pues todo el que pasa tiene la costumbre de tocar el claxon o gritar sin importar la hora.

Pero lo más triste de todo es lo que pasa con el Cabo Cope...

Se trata de un lugar impresionante, marcado por una torre de vigilancia que está ahí desde el siglo XVI, esperando que un navío cargado de piratas desembarque para avisar a los pobladores de las tierras. A pesar de la antiguedad de esta torre la ves llena de pintadas, maltratada por los años pero mucho mas por el paso irrespetuoso del hombre.
La torre está muy descuidada y unicamente se han hecho pequeños 'apaños' que pueden llegar a deteriorarla aún mas, tanto es así que a pesar de estar abierta para que todo el que quiera suba a ella, este ascenso es peligroso, sin contar con que su interior huele a orina y puedes encontrarte cualquier cosa. Es el principal ejempo del descuido que tiene una zona como esta.

El paisaje es impactante: Duro, árido, seco, es un ejemplo de la lucha del mar por quitar terreno a la tierra durante siglos. Caminar por el cabo cope es asombrarse a cada paso, te encuentras que lo que pisas es una terraza de suelo de roca que debajo tiene el mar y a 200 metros de la orilla aparece un agujero del que la tierra escupe agua. Es una tierra de contrastes, mirando a un lado el mar rompiendo continuamente contra las rocas, al otro un desierto del que esperas ver salir un jinete con su sombrero calado y un rifle como único amigo.

Aparte de esto el Cabo Cope tiene una especie de lagarto en vías de estinción corriendo por sus tierras, una muestra mas del caracter destructivo del hombre como es el caso de otros animales.

Pero lo realmente impresionante es encontrarse imágenes como estas.

Chapapote seco de los años que lleva allí, cascos de botellas, preservativos, basura de todo tipo... El deterioro de la zona y el mal uso que los humanos dan de el es una muestra mas de porqué cada día me alejo mas de esta absurda sociedad en la que, tristemente, me veo incluído.

Lejos de ser este el asunto mas turbio, se anuncia la construcción de una cadena hotelera en esta zona ¡Con campo de golf!

Me asombra y me escandaliza como el boom urbanístico de este maldito país pisa con botas de acero todo lo que existe. ¿Cómo pueden pretender cambiar un ecosistema de ese modo? ¿En que lugar quedan las especies protegidas cuando no tengan su habitat? A nadie parece importarle, solo unas tímidas pintadas protestan contra esto en algunos puntos que pueden llegar a pasar desapercibidos ante las miradas de los turistas, a los que no parece alterarles lo más mínimo.

Aparte de esto no dejo de preguntarme como es posible que una de las regiones más secas de España (si no la que mas) dispone de tantos campos de golf. Espero que ahora que se ha demostrado que las desaladoras son perjudiciales para el planeta no pretendan vendernos la moto de que piensan regar ese campo de golf así.

Es lamentable todo esto. Es triste ver que el ayuntamiento de Águilas permite el deterioro de unlugar cargado de fuerza e historia por tener planes urbanísticos para él.

Publicar un comentario