domingo, 13 de septiembre de 2009

Con los pies en el suelo.

Si alguien lee esta entrada entera se dirá '¿Y a este que le pasa?', pero estoy bien... simplemente me he cansado de callarme y pasar.

Es sencillo, a menudo debo recordarme que he de tener los pies en la tierra. Longinus nació de la idea de participar en un concurso, alguien que se ha tirado años sin dibujar intenta hacer algo que, seamos sinceros, no va a lograr jamás. Por algún extraño motivo se cree que el jurado pensará 'fíjate lo que hace este señor con 8 horas de trabajo, mas dos horas de transporte, su familia, incluido un bebé, guardias cada 3 semanas de 24 horas, sin apenas dormir... ¿No merece ganar?'. Sabe que no es así, pero a pesar de ello una voz mala sobre su hombro le engaña, le hace soñar, le recuerda que disfruta dibujando, algo que dejó hace años cuando una enfermedad le arrebató el pulso y no era capaz de sostener el lapicero.

Yo siempre he tenido claro que no dibujo mal del todo, pero no voy mas allá ni creo que vaya mucho mas lejos. Gracias a mi dibujo he podido conocer a gente, buena gente que te apoya, ya sea con duras críticas que te dejan pensativo, con consejos o reconociendo que no son quienes para criticar, o simplemente animándote con afecto, haciéndote sentirte importante por un momento.

Desgraciadamente también he conocido a gente que mejor no haber conocido, personas que te hacen la pelota incluso cuando tu ves que no es cierto, personas que tienen intereses egoístas, incluso pretenden hacer de representantes tuyos, presentar tu trabajo a editoriales para llevarse comisión por hacer algo que harás tu igualmente. Cuidado con esa gente, nunca te fíes de alguien que solo tiene buenas palabras y no reconoce que hay cosas que mejorar, personas que te prometen el oro y el moro para luego ver que todo son piedras sin valor.


Hoy debo decir que nunca seré profesional del dibujo, lo fui una vez pero esa etapa pasó y aunque seguiré dibujando, perfeccionando y puliendo mi estilo, jamás podré ser mas de lo que soy ahora. Lo mas importante es que soy lo que he elegido ser y si a alguien le molesta esto... que pase de largo.

Los pies en la tierra y la frente bien alta. Y al que le moleste... que siga su camino como yo sigo el mío.
Publicar un comentario