viernes, 29 de enero de 2010

Lapiceros al borde del agotamiento

Un título dramático que describe como me siento. Algo que se aprende al tener un hijo es que tienes una responsabilidad muy grande y que no puedes escaquearte, al menos no en mi caso. El viernes pasado la peque se puso con unas décimas y el sábado subió a 40 de fiebre. Ver a una cosa tan indefensa temblando, llorando día a y noche es duro, se te cae el alma a los pies. Ha sido una semana sin dormir, no he dibujado nada, así que vuelvo a cosas anteriores.

La niña está mejor, con los problemas de sueño que tiene la labor ahora es recuperar la rutina. Yo estoy roto, el trabajo ha sido especialmente duro estos días y ayer que la niña durmió yo no pude del estado de nervios. Espero que el fin de semana me permita recuperarme.
Os pongo la página 2 de la cuarta parte de Gabriel, que creo que no desvela gran cosa, salvo que hay algo malo a la vista... muy malo. He estado tentado de poner la página de la escena de cama, pero paso jajaja. En fin, que a ver si soy capaz de dibujar de nuevo.
Publicar un comentario