martes, 5 de octubre de 2010

Algo viejo.

Siempre he pensado que no se debe dejar atrás lo que se ha hecho. En estos días, bastante duros por problemas en mi entorno que me están dejando muy cansado, he aprovechado un momento en el que necesitaba centrarme y he hecho unos dibujos rápidos, no he podido avanzar mucho, la verdad, los he dejado así pero en fin, hace mucho que no actualizo y tenía ganas.

Mi apodo, Sombra, viene de este personaje, todos son él en diversas facetas. Es un personaje que nació de una broma una tarde en Águilas (Murcia), donde un tipejo hablaba con alguien que me acompañaba y me ignoraba, cansado de su actitus le dije 'hola' y me respondió muy efusivo alegando que no me había visto... que mido 1,93... le dije 'Claro, es que soy una sombra y no se me ve'. De esa chorrada creé a Sombra. El pirmer diseño fue el del casco, un traje negro que se mimetizaba en las sombras y le hacía pasar desapercibido, a continuación con pinta de guarro y pelo corto, donde recordaba su pasado y para terminar el de pelo largo. Un día vi como un vagabundo perdía el conocimiento y caía a la calle y nadie le veía, nadie, le tuve que sacar de allí a rastras o veía que le pasaba un camión por encima y pensé que la mejor manera de ser invisible era esa y lo adapté al personaje. Otro día quizás hable de él, de su personalidad.

Este dibujo contiene algunos de mis últimos personajes, Ivan de Longinus y tres de Sol negro (cómic que podéis leer en este mismo blog pinchando sobre su etiqueta), lo último que hice de Sombra. Son Sandra (la del pelo negro), Laura (la mujer lagarto) y Abraham o Sombra, el mendigo. El fondo lo había empezado y he terminado haciendo una cosa rara, deprisa y a medias. Malditas prisas.

Publicar un comentario